Join FACTS | shop FACTS | Contact Us | HOME
Email Signup 
  

8-14
Ley ‘Tres Strikes’ está en la mira

Jorge Morales Almada
La Opinión



Más de la mitad de los reos que purgan condenas severas en las prisiones de California debido a la ley de Tres Strikes es porque cometieron delitos contra la propiedad, posesión de droga o delitos considerados menores, como el conducir en estado de ebriedad.

Son reos "ponchados" por la polémica ley, a quienes han sentenciado a más de 25 años y en algunos casos hasta de por vida en un sistema carcelario en crisis que por mandato judicial deberá liberar a 33 mil presos en los próximos dos años debido a la insalubridad y hacinamiento de sus 33 prisiones.

El más reciente reporte del Departamento de Correccionales y Rehabilitación de California (CDCR), fechado el 30 de junio de este año, indica que de los 41,197 prisioneros estatales encerrados con base en la "Ley del Ponche", el 53.57% o 22,069 reos, no delinquieron directamente en contra de alguna persona.

El resto, 46.43% o 19,128 reos, están en prisión, ya sea por homicidio, asalto, secuestro, lesiones, robo con arma, violación o actos lascivos.

Del total de presos con esta ley, 8,783 ya tienen los tres strikes y 32,414 están en su segundo delito.

California cuenta con una población carcelaria de alrededor de 144,000, lo que significa que el 28% de ese total cumple sentencias con base en esta ley.

Justiciainflexible

El caso de Rein Tauanuu ejemplifica lo rígida que se ha convertido esta ley que fue concebida para castigar a los criminales violentos.

La historia de Rein la cuenta su pareja Melissa Álvarez, con quien procreó dos hijos que ahora tienen 9 y 7 años de edad. Con su exesposa, Rein tiene otros cinco hijos.

Rein es un samoano de 36 años de edad al que sentenciaron a 26 años de cárcel porque en su tercer strike lo atraparon negociando la compra-venta de 3 dólares de droga.

En 1998 le cargaron dos strikes en un "acuerdo judicial" que lo obligaba a declararse culpable de asalto agravado y por lo cual solo lo condenarían a dos años de prisión.

Pero en mayo del año pasado, por la posesión de la droga con fines de venta, fue sentenciado de 26 años a de por vida. Es decir, cuando Rein cumpla los 71 años de edad, si tiene buen comportamiento, tendrá derecho a solicitar su libertad condicional.

"Es increíble que puedan hacer esto en Estados Unidos", dijo Melissa, quien forma parte del grupo Families to Amend California's Three Strikes (FACTS). "Por algo tan chiquito, no estaba dañando a gente, él tiene familia. Los tres strikes deben de ser para los que matan, violan o abusan de los niños, pero no para alguien que busca drogas. No tiene sentido, además de pagar tanto dinero de 'taxes', es ridículo".

El costo tras las rejas

Según Three Strikes Project (TSP), un programa de la Escuela de Leyes de Stanford, los contribuyentes pagan alrededor de 50,000 dólares al año por cada uno de esos reos, cifra que se incrementó 40% desde que en 1994 se adoptó la controversial ley.

Hace un par de años auditores estatales ya habían advertido del alto costo de mantener con base en esta ley a prisioneros no violentos, como lo son la mayoría de los que tienen dos y tres strikes.

La auditoría destacó que cada reo pasará en prisión un promedio de nueve años más a lo que purgaría si no existiera la Ley de Tres Strikes, lo que le costará al estado unos 19,200 millones de dólares más, y la mitad de ese dinero es para mantener a delincuentes no violentos.

Además, cada año el estado gasta alrededor de 500 millones de dólares en cuidado médico de esos detenidos.

La organización California Prison Focus criticó el recorte de 150 millones de dólares a la educación para poder pagar 140 millones de dólares en tiempo extra a los custodios de las prisiones.

Actualmente California enfrenta un déficit fiscal de 10,800 millones de dólares.

Reforma a votación

Tan controversial ha sido esta ley que ya se está planeado reformarla en una proposición a presentarse en la boleta electoral de 2012.

La Ley de Tres Strikes surge luego del secuestro y asesinato de la niña Polly Klaas, de 12 años de edad, ocurrida en 1993. El culpable fue un hombre con antecedentes criminales que se encontraba en libertad vigilada.

En un reciente foro sobre esta ley realizado por el John Jay College center y USC, el fiscal de Los Ángeles, Steve Cooley, se pronunció a favor de una reforma que establezca que el tercer strike solo sea por un delito violento y que aquellos que hayan sido sentenciados por delitos menores tengan la oportunidad de ser liberados.

Quienes están a favor de la ley, argumentan que la criminalidad se ha reducido considerablemente, apuntando que en Los Ángeles la cifra de homicidios en 2010 fue de 297 en comparación con las 1,000 que en promedio anual se registraban a principios de los 90.

Sin embargo, los opositores indican que hay muchos estados que han reducido su tasa de criminalidad y no cuentan con leyes de condena tan duras, además de que el impacto de esta ley no se ha visto en los niveles de reincidencia de delitos y que los delincuentes prefieren evadir o atacar a los policías cuando se trata de un arresto que les sumará el tercer strike.

Héctor Villagra, director de la Unión Americana para las Libertades Civiles (ACLU) en el Sur de California, recordó que desde un principio se opusieron a la ley porque desataría encarcelamientos de por vida por delitos no violentos.

"Ahora lo que estamos viendo es que gran parte de la sobrepoblación [carcelaria] es a causa de medidas como Tres Strikes, que satisfacen el deseo del público de ser fuerte contra el crimen, pero que están arrebatando el presupuesto y no sirve en el bien de la seguridad pública el encarcelar por largo tiempo a quienes no han cometido delitos violentos", mencionó.

Luego de que esta ley se desafió en las cortes, para Villagra lo único que queda es una solución política, que la Legislatura permita a los jueces tener discreción en el tercer delito y sentenciar de otra manera.

Y eso es lo que estarían intentando grupos como TSP y FACTS al poner en la mira la Ley de Tres Strikes y llevarla a consideración de los votantes en las elecciones de 2012.


© Facts All Rights Reserved